Enamorada enamorada enamorada. >Era una noche bastante oscura, ni siquiera una estrella en el cielo

Enamorada enamorada enamorada. >Era una noche bastante oscura, ni siquiera una estrella en el cielo

Era la noche muy oscura, ni siquiera la estrella en el cielo.

En el cementerio antiguo, una mujer vestida sobre negro hincada al aspecto de la lГЎpida, un ramillete sobre gardenias desparramado referente a el asfalto.

Poquito a poco la destello indistinta se hizo ver entre la noche negra. Los encinos encima abrazaban el espacio con sus brazos sinuosos.

Una cosa raro estaba aconteciendo. La mujer mozo sentГ­a que Ahora nunca estaba sola. Quiso correr, No obstante, por el pГЎnico que tenГ­a, no pudo moverse.

De la brillo saliГі la voz que la novia reconociГі inmediatamente. Era la voz que apenitas se podГ­a ser todo oГ­dos y no ha transpirado que parecГ­a llegar sobre extremadamente lejos. Sin embargo, no quedaba ninguna recelo, era, por con total seguridad, la voz de su enamorado muerto.

“Mi querida Conchita,” oyГі la novia, “nunca eches a perder tu vida. Desde el siniestro, has vivido dentro de tu cuarto asГ­В­ como el sector santo. Lo cual nunca me favorece de ninguna manera. EstГЎs arruinando tu vida y la de tus padres.”

En este instante la vos se hizo mГЎs robusto y no ha transpirado dijo con mГЎs Г©nfasis, “ВЎOlvГ­dame Conchita, olvГ­dame! ВЎEnamГіrate otra vez! ВЎHazlo para mГ­!”

El cementerio volviГі a oscurecerse completamente, una diferente oportunidad. Conchita estaba sola con las pensamientos. Se quedГі bastante tiempo en aquel sitio. HacГ­a la disputa desesperadamente para reajustar su vida para que concordara con el RecomendaciГ­Віn de su enamorado.

Las Гєltimos doce meses habГ­an sido extremadamente complicadas de Conchita. Aquel terrible accidente, bien hacГ­a un anualidad, habГ­a cambiado, en un instante, un sueГ±o en tragedia. Continue reading “Enamorada enamorada enamorada. >Era una noche bastante oscura, ni siquiera una estrella en el cielo”